REFLEXIONES SOBRE LA CONCILIACIÓN FAMILIAR EN LA NUEVA LEY DEL TRABAJADOR AUTÓNOMO

“Soy trabajador autónomo y tengo una salud de hierro porque “nunca cojo la baja médica”. Además, dispongo de todo el tiempo del mundo para dedicarlo a mi trabajo, (¿para cuándo los días de 25 horas?). ¿Vacaciones, cómo dice…? Y si pongo ya a la familia de por medio…menudo panorama. ¿Alguien me puede ayudar?”

Bromas y tópicos aparte, la nueva Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo ha venido para facilitar la conciliación entre trabajo y familia, de manera que se minimicen los efectos que supone para el trabajo una nueva situación familiar y viceversa, es decir, que esta no “perjudique” el ritmo de trabajo llevado hasta entonces.

Cuando el trabajador autónomo disfrute del permiso de paternidad en cualquiera de sus modalidades (por nacimiento biológico, por adopción, por acogimiento, etc.), y siempre que el mismo dure al menos un mes, prácticamente no pagará nada de cuota de autónomos. (Bonificación del 100% por contingencias comunes sobre la cuota calculada sobre la base media de cotización de los 12 meses anteriores al mes de descanso al tipo legal vigente en cada momento).

Cuando el trabajador autónomo goce del permiso de maternidad también tendrá las mismas bonificaciones que en el párrafo anterior, y dado que aquí la duración del permiso es mayor, mayor será pues el ahorro en las cuotas. (En estos casos de paternidad y maternidad, con la legislación anterior el autónomo debía de igual manera pagar la cuota de autónomos).

Si por haber sido madre, cesa de su actividad en autónomos y reemprende la actividad en un plazo no superior a los dos años desde que se dio de baja, pagará durante los primeros 12 meses una tarifa plana de 50 euros (ojo, cotizando por la base mínima; si tuviera una base superior, la cuota también se incrementaría).

Cuando se halle en situación de paternidad o maternidad, percibirá del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) la correspondiente prestación económica calculada ahora sobre el promedio de las bases de cotización de los 6 meses anteriores al inicio del descanso, a diferencia de la legislación anterior, que tomaba como referencia solamente la del mes anterior al inicio del descanso.

Cuando tenga a su cargo a un menor de 12 años o un familiar de hasta segundo grado de consanguinidad o afinidad, en situación de dependencia o con un grado de discapacidad igual o superior al 33% (parálisis cerebral, enfermedad mental o discapacidad intelectual), y contrate a una persona para que le sustituya en su actividad para poder atender al familiar, su cuota de autónomos se verá reducida tras aplicar una bonificación del 100% por contingencias comunes calculada sobre la base media de cotización de los 12 meses anteriores a la fecha en que contrate al “sustituto”. La duración de esta bonificación puede llegar hasta los 12 meses.

 

David Nebot Monraval

Consultor laboral

21 de Diciembre de 2017